Tener conocimientos sobre la lectura de etiquetas de alimentos industrializados ayuda a tener un mejor control sobre su alimentación sin privarse de los alimentos. Es importante saber que los alimentos frescos nunca podrán ser reemplazados por alimentos industrializados, sin embargo, debido al ritmo de vida actual, saber leer etiquetas es una herramienta básica en la nutrición. Con estos consejos verás que no es tan difícil como pensabas y empezarás a entender todos esos números con los que antes no estabas familiarizado. 

¿QUÉ NOS DICEN LAS ETIQUETAS? 

  • Tamaño de la porción: Es un dato que define el fabricante, dando una ‘recomendación’ de lo que debería ser una ración del producto, ya que un envase puede contener múltiples porciones. 

 

  • Valor energético (calorías): Por desgracia éste suele ser el primero (y a veces el único) número que la gente mira. Sin duda las calorías importan, pero contar calorías tiene muchas limitaciones. Mira más los nutrientes y menos las calorías. 

 

  • Grasas: La etiqueta indica el aporte total de grasas, individualizando las grasas saturadas y las grasas trans. 

 

  • Colesterol: Otro elemento injustamente satanizado por la comunidad médica. Nuestro cuerpo produce colesterol porque lo necesita, no para auto-provocarse un ataque al corazón. Si consumes más en tu alimentación, tu cuerpo generará menos, y al revés. 

 

  • Carbohidratos: Es un dato relevante, pero lo más importante es su procedencia. Es muy diferente el carbohidrato del azúcar añadido en un producto procesado, que el carbohidrato complejo. 

 

  • Proteina: esta se refleja al aporte proteico que nos aporta dicho alimento, recordemos que la proteina nos ayuda a la recuperación y ganancia de masa muscular.  

 

  • Azúcares: En realidad es parte de los carbohidratos 

 

  • Fibra: También incluido dentro de los carbohidratos. En principio cuanta más fibra tenga el producto mejor, pero de nuevo, no es lo mismo la fibra presente en los alimentos de manera natural que la añadida artificialmente para poder promocionar el producto como ‘alto en fibra’. Si ves palabras como polidextrosa, inulina o oligofructosa en los ingredientes, es fibra añadida. No quiere decir que esta fibra añadida sea mala 

 

  • Ingredientes: A pesar de que suelen aparecer al final de la etiqueta, ES LO MÁS IMPORTANTE. 

 

¿Qué significa reducido? 

Los productos reducidos son aquellos productos a los que se les ha quitado un 25% de algún nutrimento en comparación con el producto original. Existen productos reducidos en azúcar, en grasa, en colesterol o en sodio. A pesar de que la diferencia no es tan significativa y que su precio es significativamente mayor al original. 

Conclusión: la frecuencia de lectura, el uso y la interpretación de etiquetas nutricionales en la población mexicana es baja.  Es necesario establecer estrategias nutricionales que permitan mejorar la percepción acerca de la etiqueta nutricional y mejorar los conocimientos para una mejor interpretación de la misma y con ello lograr un uso adecuado de la etiqueta y permitir una elección adecuada de alimentos. 

About Author

Whatsapp Llámanos Síguenos Escríbenos