México es uno de los países más importantes de América desde el punto de vista demográfico. Esto también implica la presencia de ciudades más masificadas y con una densidad de población considerablemente alta en algunos casos, como sucede en Ciudad de México, en Jalisco o Guadalajara. Esto conlleva un alto índice de contaminación y, de hecho, el D.F. está considerado como una de las regiones más contaminadas del mundo, especialmente en lo que respecta a la calidad del aire. Esto implica un riesgo elevado para la salud, así como un importante impacto negativo en los ecosistemas y en la biodiversidad de la zona. 

En 1992, Ciudad de México fue declarada la ciudad más contaminada a nivel mundial por la Organización de las Naciones Unidas, siendo éste el problema ambiental más conocido en el país. Son dos las causas que han provocado la existencia de este problema. En primer lugar, la contaminación del aire debida a la emisión de gases provenientes de grandes industrias y fábricas o de medios de transporte y, en un segundo lugar, la falta de un control o legislación que ayude a regular dichas emisiones. De hecho, la normativa mexicana, en cuanto a límites de emisión de partículas contaminantes se encuentra desactualizada, siendo excesivamente permisiva. 

Los efectos de este problema ambiental son la exposición de los habitantes a niveles importantes de partículas contaminantes con la consecuente aparición de enfermedades respiratorias, o la absorción de metales como, por ejemplo, plomo y cadmio, metales que pueden generar: 

 

 

Insomnio. 

Debilidad. 

Problemas renales. 

Dolores estomacales 

Entre otros muchos síntomas. 

 

Una ciudad densamente poblada: CDMX 

Si bien es cierto que la contaminación ambiental es un problema general en las ciudades de México, el D.F. es la que destaca sobre las demás debido al elevado nivel de contaminación ambiental que presenta, especialmente en lo que respecta al aire de la región. Este problema se inició en los años 60 y 70 del siglo XX y, desde entonces, se ha ido incrementando hasta la actualidad, donde se calcula que la contaminación del aire de CDMX es la responsable de la muerte de 14.000 personas al año aproximadamente. 

 

El principal problema al que se enfrenta CDMX lo encontramos en el uso de los coches de combustión, que son los principales responsables de la emisión de partículas tóxicas a la atmósfera (entre los que caben destacar los óxidos de nitrógeno y el monóxido de carbono) y que son los causantes de enfermedades respiratorias como el asma o el cáncer de pulmón. En este sentido, uno de los problemas que plantea el parque automovilístico de México es la antigüedad de muchos de sus vehículos, más contaminantes que muchos modelos contemporáneos adaptados para reducir la emisión de partículas contaminantes. Además, a esto hay que sumar los atascos que se forman en las horas punta en la capital mexicana, que conllevan la emisión de estas partículas de forma continuada sin que los vehículos estén en movimiento. 

 

Todo esto, se ve incrementado, y en parte causado, por la alta densidad de población. Oficialmente, la CDMX contaría con una población estimada cercana a los 9 millones de habitantes. Sin embargo, si contamos el área metropolitana en su conjunto, esta cifra se dispara hasta los 20 millones de habitantes, lo que, sin unas infraestructuras de transporte modernas y sostenibles, conllevan que el uso del vehículo privado sea la opción preferida por la mayoría de los ciudadanos, lo que conlleva los altísimos niveles de contaminación del aire a los que se ha hecho referencia. 

 

Posibles soluciones 

Los diferentes gobiernos mexicanos han ido implementando distintas soluciones para combatir el problema de la contaminación en las grandes metrópolis mexicanas. Sin embargo, al día de hoy, todas ellas se han mostrado insuficientes para solucionar este problema tan acuciante. Entre algunas de las medidas que se deberían implantar para mejorar la calidad del aire destacarían las siguientes: 

 

Mejorar la infraestructura de transporte público 

Es evidente que la población se tiene que desplazar dentro de las ciudades. La única forma en la que una cantidad de ciudadanos termine escogiendo el transporte público frente al transporte privado pasa por mejorar la calidad y la eficiencia de este, mejorando la red de transporte con nuevas paradas, nuevas líneas de transporte y precio asequibles para la mayoría de la población. 

 

Implementación del vehículo eléctrico 

Otra de las soluciones pasa por facilitar la entrada en el parque automovilístico mexicano de vehículos menos contaminantes y respetuosos con el medio ambiente y con la salud, como es el caso de los vehículos eléctricos. 

 

¿Qué podemos hacer nosotros? 

Existen ya varias aplicaciones para hacer carpool o mejor aún investiga en tu oficina quien vive por tu casa, los compañeros de tus hijos… y hagan carpool, serán más entretenidos los trayectos y ayudaremos un poco al planeta… te sumas??? 

About Author

Whatsapp Llámanos Síguenos Escríbenos