¿Qué es un Huerto Urbano? 

Un huerto urbano ecológico es un espacio, ya sea en mesas de cultivo o en macetas, en el que cultivamos de forma sostenible hortalizas y plantas aromáticas que luego disfrutaremos en la cocina. Durante su crecimiento ponemos en marcha técnicas agroecológicas para que la producción de nuestros alimentos sea natural y al mismo tiempo bien planificada para ahorrarnos dinero, tiempo y trabajo. 

Es un proyecto que por supuesto requiere de cierto esfuerzo y sobre todo paciencia, pero una vez que empieces a cosechar, preparar y llevar a tu mesa tus propios alimentos, verás que valdrá la pena!! 

Esta práctica, que se está haciendo cada vez más común en los espacios urbanos, tiene múltiples beneficios, te platicamos algunos: 

  • Te ayuda a tener una alimentación más saludable; puedes cosechar las hortalizas en su punto justo y así tener frutos más jugosos y con una mayor cantidad de vitaminas y minerales. Conoces su procedencia y que no contienen agroquímicos porque no los aplicamos 
  • Ayudamos a “enfriar el planeta”; las iniciativas de huertos urbanos en más espacios como parques-huerta, lotes baldíos aprovechables, terrazas, balcones y techos verdes colaboran con este fin. Además las plantas reducen el nivel de ruido y ayudan a contrarrestar la contaminación atmosférica 
  • Mejora nuestras habilidades congnitivas; nos fuerza a ser más organizados y a planificar, ser observadores y por supuesto más analíticos para detectar todo lo que ocurre en nuestro huerto; no olvidemos que es un proyecto que va desde una semilla a nuestro estómago, por lo cual no sólo cultivaremos plantas, sino también nuestra paciencia!!  
  • Favorece la convivencia familiar; es un pasatiempo que podemos convertir en un proyecto de la familia e involucrar a las personas que viven con nosotros fomentando una convivencia sana y con un propósito común. 

¿Cómo empezar? 

  1. Lo primero es identificar el espacio donde piensas ubicar el Huerto: puede sr una azotea, terraza, balcón, solar, patio interior, etc. Lo importante es que preferentemente reciba por lo menos 5 horas de sol al día. Si no tienes esta opción no te preocupes, sólo deberás elegir sembrar hortalizas que no requieran tanto sol, como plantas aromáticas, coles, papas, etc. Una vez determinado el lugar puedes elegir el tipo de cultivo. 

 

  1. Determina en qué sembrarás, pueden ser macetas o mesas de cultivo, ubica qué dimensión puedes ocupar para saber cuántos productos sembrar, y contempla que en principio deben tener una profundidad de mínimo 20 a 30 cm. 
  1. Identifica los productos autóctonos de tu región, de esta forma tienes más probabilidades de éxito porque serán aptos para el clima del lugar donde vives. 
  1. Asegúrate de que siembras en el momento adecuado, identifica la estación más propicia para los cultivos que tienes en mente. Arma tu calendario personal de siembra, trasplante y cosecha 
  1. Arma tu propio compost, es muy fácil, más adelante te diremos en otro post cómo hacerlo. Además de ser una alternativa ecológica, es una buena manera de reciclar tus desechos orgánicos y además te asegura que tus cultivos no necesitarán ningún fertilizante químico para crecer. 
  1. Selecciona productos similares en requerimientos de riego, para hacer más fácil tu tarea 
  1. Escoge, para iniciar, plantas aromáticas y hortalizas. Crecen con más facilidad, se complementan unas a otras y las aromáticas repelen a los insectos que pueden convertirse en plagas 

 

Con estas recomendaciones básicas ya puedes iniciar tu propio huerto. Verás que una vez que pruebes lo que tú mismo cosechaste se volverá uno de tus pasatiempos favoritos, que además es totalmente ecológico y saludable, qué mas puedes pedir?? 

About Author

Whatsapp Llámanos Síguenos Escríbenos