El deporte y el alcohol no casan demasiado. Llevar un estilo de vida sano profesa comer adecuadamente y de forma variada, hacer deporte y dejar de lado los malos hábitos, que engloban el alcohol y el tabaco. Si bien apuntamos que cada deportista es diferente y tiene un rendimiento físico también distinto. 

De manera que los efectos que tiene el alcohol sobre el rendimiento deportivo son distintos según cada persona, deporte, tiempo y condiciones físicas. Lo que está claro es que cuanto más lejos esté, mejor. 

Cómo afecta al sistema nervioso central 

Cuando hacemos deporte no solamente se mueve el cuerpo, pues hacemos un importante esfuerzo en la mente. El alcohol suele afectar al sistema nervioso central en gran manera y por tanto también a la manera de hacer ejercicio. Esto influye en la función cognitiva y la habilidad motora. Puede por tanto reducir el rendimiento. 

Bajadas en resistencia 

El alcohol suele afectar a nuestra capacidad de trabajo muscular. Esto no solo produce una reducción en las funciones motoras y cognitivas, sino también en el rendimiento, y así aparece la fatiga, y esto perjudica la manera de hacer ejercicio y la progresión de éste. Iremos mucho más lentos y no podremos hacer ejercicios de alta intensidad de manera adecuada. 

¿Qué pasa si se toma alcohol justo antes de un evento deportivo o de realizar ejercicio? 

La fuerza y potencia se verán limitadas, En cuanto a la resistencia y la velocidad, notaremos la aparición de fatiga más rápido así que si vamos a competir o tenemos un evento de una gran exigencia física debemos tener este punto muy en cuenta; el tiempo de recuperación será mayor debido a la deshidratación; por último la coordinación, el equilibrio y la precisión también se verán afectados dando lugar a posibles temblores o mareos 

Conclusió 

El alcohol deshidrata, esto hace que tu cuerpo luego retenga líquido, además eleva el cortisol: DESGASTA MÚSCULO, ACUMULAS GRASA ABDOMINAL Y DEPRIME EL METABOLISMO. 

About Author

Whatsapp Llámanos Síguenos Escríbenos