Siempre, en algún momento de nuestra vida, hemos decidido ponernos en forma o comenzar a hacer ejercicio, y es ahí cuando empezamos a dudar si inscribirnos al gimnasio o empezar desde casa. Si este es tu caso, a continuación te mostraremos las ventajas y desventajas de ambos. 

Recuerda que cualquier alternativa es válida y lo más importante es que te mantengas activo, simplemente son dos formas distintas de ejercitarte. 

También te puede interesar: "¿Cuántas veces a la semana se recomienda hacer ejercicio de acuerdo a tu objetivo?"

Entrenamiento en casa

Esta opción es muy cómoda si no te gusta salir de casa y odias el tráfico; además, puedes ejercitarte en el momento que tú quieras, sin esperar a que las demás personas desocupen los aparatos o pesas y con la música que más te gusta. 

Además de ahorrar tiempo, al entrenar en casa ahorrarás dinero, ya que no necesitarás pagar una cara suscripción ni mensualidades. 

Ahora, recuerda que también es un arma de doble filo, ya que puede que, al estar desde la comodidad de tu hogar, te distraigas, te dé flojera o nunca encuentres el momento perfecto para entrenar. Por otra parte, al estar en un gimnasio puede ser que encuentres motivación a través de tu coach o de las demás personas. 

Recuerda que el entrenamiento en casa solo funcionará si te ejercitas como si estuvieras en el gimnasio, es decir, necesitas establecer horarios (y respetarlos), mantener un orden durante los ejercicios y, aunque parezca absurdo, vestirte adecuadamente, pues de esta manera la motivación estará a tope y no tirarás la toalla. 

Entrenamiento en gimnasio

Si decides entrenar en un gimnasio, debes contemplar gastos, desde transporte hasta la inscripción y mensualidades. Sin embargo, muchas personas no lo ven como tal, sino como una inversión en su salud. 

Ahora, la gente que va al gimnasio asegura que entrenar ahí garantiza compañía y mayor planificación que si lo haces desde casa, ya que siempre cuentan con una guía y supervisión de un instructor y, en caso de que no sea así, siempre hay alguien dispuesto a ayudar. 

Al igual que en casa, entrenar en un gimnasio requiere de una planificación y dedicación para asistir y cumplir con las rutinas establecidas para obtener los resultados deseados. Otra ventaja de entrenar en un gimnasio es que podrás disponer de asistencia profesional, equipo sofisticado y distintos elementos deportivos, lo cual es muy complicado tener en casa. 

Lee también: "Alimentos que ayudan a construir músculo" 

Combinación entre ambos entrenamientos

Como lo mencionamos anteriormente, lo más importante es comenzar o continuar entrenando, así que no importa dónde lo hagas. Ambas alternativas tienen sus pros y contras, por lo que combinarlas no sería mala opción. 

¿Cómo? Puedes realizar una rutina de musculación tres veces por semana en el gimnasio y otras 2 en casa, ya sea en una bici estática, en una caminadora, con ligas o con lo que tengas a la mano. De esta manera puedes sacar todos los beneficios de ambos entrenamientos y no dejar de ejercitarte. 

Si aún no te decides qué tipo de entrenamiento realizar, puedes contactarnos para que uno de nuestros expertos te asesore y no pierdas ritmo y llegues a los objetivos deseados de la mano de profesionales. 

About Author

Whatsapp Llámanos Síguenos Escríbenos